La marca Cerámica de España

En España, los fabricantes de azulejos trabajan como lo han hecho durante siglos, llevando su pasión por el diseño y la innovación a nuevos niveles de artesanía. Con una de las arcillas domésticas más puras y fuertes disponibles, los fabricantes españoles tienen una capacidad incomparable para hacer que el producto final sea de lo más diverso. Desde formas rústicas hechas a mano a fachadas técnicas que enfrían edificios y limpian el aire; a las obras maestras imposiblemente delgadas, recicladas y de inyección de tinta que disparan la imaginación.

La Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER) es la organización privada cuyo objetivo principal es apoyar a los fabricantes españoles de baldosas cerámicas y a la industria en general mediante la administración y promoción de la marca Cerámica de España en todo el mundo.

La ASCER fue fundada en 1977 de conformidad con la Ley de Organizaciones Profesionales de 19/1977. Reemplazó e incrementó las actividades del Grupo Nacional Sindical de Industrias de Azulejos (ANSIA), que había estado operando desde 1959 y, a su vez, fue oficialmente reconocido por el Grupo de Fabricantes de Azulejos, una organización que surgió en los años 40. Otras organizaciones de la empresa en la industria del azulejo habían existido anteriormente; la información escrita más antigua se refiere a la Sociedad de Fabricantes de Azulejos creada en 1927, con sede en Onda (Castellón). Por lo tanto, se proporciona evidencia de que la existencia de asociaciones de azulejos de cerámica se remonta a mucho tiempo.

Un líder mundial fuerte, la industria de baldosas cerámicas de España comprende 125 fabricantes concentrados principalmente en la provincia de Castellón. La industria cerámica en España se caracteriza por su rápido desarrollo que ha seguido un intenso proceso de crecimiento, implementación y expansión en varios países y en todos los continentes. A lo largo de los años, el mercado de la cerámica en el país ha generado importantes perspectivas de crecimiento, aunque limitado en 2008-2009 debido al lento crecimiento y la agitación económica mundial que disminuyeron la expansión del mercado en todo el mundo.

El principal obstáculo con la producción de cerámica es la dificultad de producir productos cerámicos más diferenciados. La industria enfrenta muchos desafíos en la comercialización de productos producidos localmente, debido al mayor nivel de globalización que resultó en una competencia intensa. Aunque los consumidores buscan nuevas vías para productos de alta calidad y diseño, los productos cerámicos enfrentan problemas relacionados con la aceptabilidad de los productos de consumo, los altos precios y las deficiencias en los canales de distribución. Los fabricantes, proveedores y minoristas españoles de cerámica han aumentado sus inversiones en marketing y en la consolidación del mercado. Además, se espera la implementación de planes estratégicos para el posicionamiento de las marcas cerámicas españolas en el futuro con el fin de diferenciar los productos cerámicos del país de los de otros en el hito mundial.

Read More